14 de junio de 2008

Sobre el concierto de Haris Alexiou

Como muchos sabréis, el pasado 11 de junio Haris Alexiou actuó en Madrid. Muchas son las opiniones y críticas que he oído sobre este concierto. Quizá el comentario más repetido es que se notaba cierto deterioro en su voz. Yo más bien me sorprendí por su flojo estado físico en general, quizá debido a una enfermedad o simplementa la edad, que siempre pasa factura.

En cualquier caso, con mejor o peor voz que hace 2 años, lo que sigue intacta es su capacidad para emocionar y transmitir los fuertes sentimientos que ella misma siente por la música griega.
Para mí el concierto empezó frío, con los clásicos de su repertorio que sólo parecían llegar a los enamorados de canciones como "To tango tis nefelis", pero poco a poco ella se fue animando, nosotros nos fuimos animando, ella se animó más y al final nos animamos todos (excepto el personal de la sala, que no cejaban en su empeño por impedir a los griegos su irrefrenable deseo de bailar).

Especialmente emotivo fue el homenaje a Manos Loizos, como no podía ser de otra manera rematado por la maravillosa "Ola se thimizoun".

Pero sin duda, el momento con el que me quedo fue, después de mi regalo particular de "Di efjon", este gran temazo "To patoma", interpretado de la manera más sencilla y cercana... Juzgad vosotros mismos:



[Comentario femenino: Haroula, ¡cambia de estilista! Aún tengo pesadillas con los imperdibles...]

3 comentarios:

brujita dijo...

Hola!!! Esperaba tu comentario con ganas! Me gusta que no digas unicamente buenas palabras solo porque es Haroula que te gusta tanto! Al final lo has pasado bien, ¿verdad? Un saludo! Jana

magisma52 dijo...

Γεια σου Ιωάννα!
Pues sí, la verdad es que lo pasé genial, no sólo porque ver a Haris siempre es una experiencia fantástica, sino porque allí me encontré con viejos y nuevos amigos con los que pasé un buen rato. Ójala hubieras podido venir. Espero que pronto podamos conocernos.
Un abrazo,
Marta

Javi dijo...

Hola Marta. Estoy de acuerdo contigo en que al principio fue difícil arrancar emociones verdaderas. Yo esperaba más del disco homenaje a Loizos. Pero Haris sabe sacar pronto las garras y dejarse llevar es tarea fácil. Su voz, aunque mayor, sigue demostrando que sabe remover bien nuestro interior.
El último tema fue espectacular. Lo de coger las manos..., bueno, está ahí, pero ¡cómo cantaaaaa!.
Besos