14 de enero de 2008

Una mujer renacida

Caminaba distraída y no vi el semáforo
solamente vi, asustada, un Honda frenar
“Ten cuidado, que te vas a matar”, me gritó el conductor
“Cómo es posible que estés viva”, dice Dios dentro de mí

Y me quedé distraída mirando el semáforo
que me dice: la vida significa un Honda que frena

Por qué se da tanta prisa Caronte en llevarme de viaje
si todavía gateo y no he tenido tiempo de jugar
Y el desconocido conductor, con sus inanimados frenos
no puedo creer cómo se preocuparon por mí

Ante mí ocupados transeúntes corren
no me lanzan ni un vistazo, tendrán algo importante que hacer
pero yo les quiero a todos, ¡y qué si parecen ajenos!
al fin y al cabo todos los peatones pendemos de un hilo.


Eleni Vitali

Dedicado a todos los que han sufrido un atropello

1 comentario:

Javi dijo...

Esta canción deberían ponerla los de la DGT en sus programas mensuales para evitar ciertos accidentes de desalmados que llevan la vida de las personas en las manos.
Bicos y feliz regreso de Vitali.